Ayuntamiento de Villafranca de los Caballeros Tel: 926 55 86 40

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
Banner Secci turismo

Hidrografía

Las lagunas Grande y Chica de Villa-franca de los Caballeros, ocupan una superficie de unas 180 ha y tienen carácter permanente. Estas lagunas se encuentran en la cuenca del río Gigüe­la, que discurre al norte de las mismas, perteneciendo por tanto a la cuenca hidrográfica del río Guadiana.

Las fuentes hídricas de tas que se nutren las lagunas son las siguientes:
1. Escorrentía. Esta forma de alimenta­ción aporta poca cantidad de agua a las lagunas debido a la permeabilidad del suelo y a la escasa precipitación del territorio.
2. Precipitación directa. En los perio­dos de lluvias, las lagunas pueden lle­gar a recibir una apreciable cantidad de agua directamente.
3. Aportaciones del acuífero. Estas lagunas son áreas de descarga del acuífero 20 {terciario detrítico-calizo del norte de La Mancha), estando incluidas dentro de la unidad hidroge-ológica 04.03. Consuegra-Villacañas.
4. Concesión de aguas procedentes del río Gigüela. Existen referencias históricas en documentos del siglo XVI y posteriores, donde se hace referen­cia a una concesión histórica para el llenado de las lagunas con aguas pro­cedentes del río Gigüela.

La Comisaría de Aguas del Guadiana en el año 1972, requirió al Ayunta­miento de Villafranca de los Caballeros para formalizar la concesión de aguas del río Gigüela a las lagunas, fijando el caudal de la concesión. Este caudal se estableció en base a un caudal perma­nente del río, una precipitación media anual 380 mm, una superficie lagunar 140 ha y un descenso anual de la lámi­na de agua originada por filtraciones y evaporación de 90 cm. En base a estos datos se estableció una conce­sión de 40 l/seg (concesión aprobada el 9 de junio de 1979).

Villafranca de los Caballeros ha reali­zado desde antiguo canalizaciones y terraplenes para evitar las avenidas que provocaban los ríos Amarguillo y Gigüela, ya que las tierras anegadas en época de crecida quedaban impro­ductivas por algún tiempo debido a la composición salina de sus aguas. El Ministerio de Obras Públicas, el 14 de octubre de 1985 y ante la situación existente en las Tablas de Daimiel (sobreexplotación del acuífero 23), aprueba un proyecto de regeneración hídrica que incluye la limpieza y draga­do del río Gigüela en 15 kilómetros, entre Quero y Villafranca de los Caba­lleros; además del dragado, se reali­zan los trasvases a las lagunas, cons­truyéndose a la entrada del caz un pequeño muro de hormigón con una trampilla. De esta forma, estas actua­ciones antrópicas han provocado una importante transformación del río Gigüela, ejecutadas especialmente entre los años 1986 y 1988: obras de drenaje, rectificación, canalización y profundización de su cauce (1 a 2 metros). Este hecho ha provocado una progresiva reducción del caudal e incluso su desaparición en periodos de sequía; por su parte la profundización del cauce no sólo ha conducido a un descenso del acuífero colindante al río, sino que dificulta la entrada de agua a las lagunas.

0
0
0
s2sdefault