Imprimir

La edición de 2019 del campus de tecnificación de Nuestro Ajedrez en Europa finalizaba el pasado sábado en Villafranca de los Caballeros.

A la clausura asistieron responsables de los dos ayuntamientos que trabajan conjuntamente en el proyecto: Julián Bolaños, alcalde de Villafranca, y los concejales de Alcázar de San Juan, Amparo Bremard y Antonio Rubén Cano.

Los 12 años de existencia de Nuestro Ajedrez en Europa han tenido como referente formativo los campus de verano y las concentraciones de Navidad, con la participación de dos de los mejores entrenadores del mundo al frente de los grupos de tecnificación: Elizbar Ubilava y Herminio Herráiz. Junto a ellos siempre han estado preparadores y monitores unidos al proyecto desde su creación. En esta ocasión, Ana Isabel González, Antonio Albo y Silvia Toribio, han completado el trabajo con los grupos de perfeccionamiento e iniciación.

La evolución del proyecto en los últimos años ha enriquecido las clases de ajedrez impartidas desde las escuelas deportivas y en las actividades formativas específicas como el campus y las concentraciones, incorporando para los grupos de iniciación herramientas puestas en marcha en la educación: ejercicios en inglés, juegos sobre el tablero gigante del suelo, apoyo a la integración de niños y niñas con capacidades diferentes, etc.

De esta forma se ha logrado que bajo un mismo nombre se encuentren varios proyectos desarrollados en el ámbito de la educación de la cultura o del deporte. En este aspecto, también cabe destacar la apertura de las actividades formativas a adultos y mayores dentro de una estrategia social de ampliación de los conocimientos básicos ajedrecísticos y de relaciones intergeneracionales.

El acto de que cerraba esta 12ª edición del campus destacó por su ambiente distendido y participativo. Se recordaron los éxitos deportivos cosechados durante toda la temporada y concluyó con la entrega de diplomas a todos los participantes.

Esta edición se clausuraba destacando estos y otros objetivos del proyecto, que nacido de la colaboración entre dos poblaciones tan distintas como Alcázar y Villafranca, ha conseguido aunar programas sociales, culturales, educativos y deportivos, con el ajedrez como elemento unificador.

0
0
0
s2sdefault