Imprimir

8 agostoConocida como “La reina de África”, la escritora e intrépida exploradora inglesa Mary Kingsley fue una de las primeras etnógrafas precursoras de la antropología cultural. Activista pro-africana, escribió crónicas sobre sus experiencias. Criticó el actuar de los misioneros católicos por tratar de reformar a las personas nativas africanas, habló de “la carga de las personas blancas” sobre el continente.

Su padre, médico y escritor aristócrata, rara vez estaba en casa. A ella la criaron para cuidar a su madre inválida y no recibió educación formal. Aprendió a leer y escribir de forma autodidacta, leyó libros sobre “tierras exóticas” que tenía su padre en su enorme biblioteca. Así nació su deseo de viajar.

Cuando tenía 30 años murió su padre y a las semanas su madre; por lo que fue liberada del cargo de cuidar a su familia. Navegó a Las Palmas en las Canarias y luego a Sierra Leona. Estaba decidida a vivir las aventuras que siempre anheló.

En 1892 viajó a la capital de Angola. Vivió con la gente nativa de aquella tierra, aprendió a sobrevivir en la jungla, se aventuró sola en zonas peligrosas, luego regresó al Reino Unido. En 1895 zarpó otra vez rumbo a África. Descubrió nuevas especies de peces, estudió la tribu caníbal de los Fang, ascendió a la cima del monte Camerún. Recolectó flora y fauna para el Museo Británico.

Viajó como comerciante llevando telas que vendía por caucho y marfil, así financió sus travesías. Las noticias sobre sus aventuras llegaban a Londres, los periódicos estaban ansiosos por entrevistarla. Al volver dictó durante tres años conferencias por todo el país sobre la vida en África.

8 agosto2Quiso crear un foro donde todas las personas comprometidas con respetar y proteger las culturas tradicionales africanas se unieran. Aunque en vida nunca organizó una reunión, un año después de su muerte se formó la “Real Sociedad Africana” con el objetivo de dar a conocer las “leyes y costumbres de las personas africanas” y promover una mejor comprensión de ellas.

Durante la Segunda Guerra de los Bóers, Kingsley se alistó voluntaria como enfermera. Murió de fiebre tifoidea en una pequeña localidad al sudeste de Ciudad del Cabo donde curaba a prisioneros bóeres.

 

 

FUENTES: https://mujeresbacanas.com/mary-kingsley-1862-1900/