Ayuntamiento de Villafranca de los Caballeros

Ayuntamiento de Villafranca de los Caballeros

1. INTRODUCCIÓN

El frío intenso puede afectar a la salud de diversas maneras:

  • Provocando enfermedades directamente ligadas con el frío, como congelaciones y cuadros de hipotermia.
  • Favoreciendo la aparición de enfermedades como la gripe, bronquitis, neumonías y agravando enfermedades crónicas, sobre todo cardíacas, respiratorias y también reumáticas.
  • Facilitando los accidentes:
  • de tránsito y por caídas a causa del hielo formado.
  • De conducción por el agua acumulada en la calzada, hielo o nieve.
  • Aumentando el riesgo de incendio y de intoxicación por monóxido de carbono a partir de estufas de gas, braseros, etc.

2. ¿QUIÉNES TIENEN MÁS RIESGO ANTE EL FRÍO EXTREMO?

  • Las personas mayores. Los mecanismos defensivos ante el frío se encuentran debilitados en muchas personas mayores lo cual tiene que ver, entre otras razones, con una percepción disminuida de los cambios de temperatura que impiden la adecuada respuesta de adaptación.
  • Los recién nacidos y los lactantes. Su sistema de respuesta neurovascular todavía no está tan desarrollado como el de un niño o un adulto para luchar contra el frío. Además, los más pequeños no tienen una actividad física espontánea suficiente para conseguir entrar en calor y no pueden avisar claramente de que tienen frío.
  • Las personas sin hogar o que viven en la calle, las personas inmigrantes en situación de precariedad y las personas con recursos limitados (sin suficiente ropa de abrigo, que no disponen de vivienda o que la vivienda esté en condiciones inadecuadas)
  • Las personas con determinadas enfermedades (infecciones respiratorias, enfermedades crónicas) y/o que toman determinada medicación.
  • Las personas con movilidad reducida, desnutridas, con agotamiento físico y los casos de intoxicación etílica.

3. RECOMENDACIONES

Ante situaciones de frío intenso, conviene recordar algunas medidas con el fin de evitar los estados de hipotermia y otras alteraciones en la salud.

De manera general, infórmese de las previsiones meteorológicas y del estado de la red viaria a través de los medios de comunicación. Puede encontrar información al respecto en las siguientes páginas web:

  • Agencia Estatal de Meteorología www.aemet.es
  • Dirección General de Tráfico www.dgt.es (especialmente para viajes en automóvil)

En caso de emergencia, llamar inmediatamente al Centro de Coordinación de Emergencias: 112 y dar la máxima información.

Recomendaciones generales:

  • Fuera de casa:

Limitar, en lo posible, las actividades exteriores, especialmente si se pertenece a algún grupo de riesgo.

Utilizar una prenda de abrigo resistente al viento y la humedad preferiblemente, prestando especial atención a la cabeza, cuello, pies y manos. Protegerse el rostro. Evitar la entrada de aire frío en los pulmones.

Evitar cambios bruscos de temperatura de manera continua.

Procurar permanecer con la ropa seca, ya que mojada enfría el cuerpo rápidamente, y si padece de una tiritona continuada es señal de que no debe continuar en el exterior.

En caso de tener que realizar un trabajo físico bajo el frío, debe hacerse con precaución, suavemente, procurando no agotarse, sobre todo si se sufre alguna dolencia de tipo cardiorrespiratorio o hipertensión, ya que el exceso de sudoración incrementa la pérdida de calor.

  • Dentro de casa:

Los niños y niñas deben estar alejados de estufas y braseros.

Tener cuidado con las estufas de gas y de leña para evitar riesgos de incendio o intoxicación por monóxido de carbono. Hay que asegurarse de que la estufa funciona bien antes de ponerlas en marcha y de que las salidas de aire no están obstruidas.

Procurar un buen aislamiento térmico de la vivienda evitando las corrientes de aire y las pérdidas de calor por puertas y ventanas. Recordar que la temperatura ideal para una casa es la de 21 ºC y que temperaturas superiores no aportan más beneficios y sí producen un derroche excesivo de energía.

En invierno, mantener la ventana de su habitación cerrada por la noche. Si tiene un saquete de semillas o bolsa de agua caliente, le ayudarán a mantener una buena temperatura durante la noche.

Prestar atención a la información de la Agencia Estatal de Meteorología, a través de la TV o su página web: www.aemet.es, de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, a través de su web: www.proteccioncivil.es, o de nuestro Grupo de Voluntariado de Protección Civil a través de su Facebook: Protección Civil- Villafranca de los Caballeros.

Los alimentos proporcionan calor a nuestro cuerpo. El frío hace que aumenten las necesidades calóricas y, por tanto, el consumo de alimentos. Conviene hacer comidas calientes que aporten la energía necesaria (legumbres, sopa de pasta) y proporcionen además sensación de calor, sin renunciar a una alimentación variada que incluya el resto de alimentos (verduras, fruta, carne, huevos…). A lo largo del día y antes de acostarse, una taza de alguna bebida caliente (caldo, infusiones, leche) ayuda a mantener la temperatura corporal. Se recomienda evitar las bebidas con cafeína y las alcohólicas, ya que, al producir vasodilatación favorece la pérdida de calor corporal y el cuerpo se enfría aún más.

No olvidar aumentar la ingesta de agua. En las épocas de frío, al igual que en las de calor se produce una mayor pérdida de líquidos que debemos reponer.

  • Vacunación antigripal

La gripe afecta fundamentalmente a las personas con enfermedades crónicas, las mayores y la infancia, correspondiéndose en buena parte la población de riesgo de sufrir la gripe con la que resulta más susceptible a los efectos del frío.

4. SI TIENE QUE DESPLAZARSE EN COCHE:

  • Evite el viaje en coche siempre que no sea imprescindible. Utilice, si es posible, el transporte público.
  • Si el viaje es inevitable, procure no viajar solo y revise su coche a fondo antes de salir (neumáticos, frenos, luces, anticongelante, bujías etc.) y lleve el depósito lleno, repostando cada 100 kilómetros, aproximadamente.
  • Mantenga el móvil con batería cargada.
  • Infórmese a través de la Dirección General de Tráfico (DGT), de Protección Civil o del Instituto Nacional de Meteorología de los riesgos en las zonas a las que va a desplazarse.
  • Evite las carreteras heladas o con nieve, los pasos elevados y los puentes.
  • Procure no conducir de noche; los peligros son más difíciles de detectar. No viajar en condiciones de baja visibilidad.
  • Lleve en su coche, al menos, radio, cadenas, una linterna, ropa añadida de abrigo, una manta y algún alimento rico en calorías (chocolate, frutos secos...), agua, teléfono móvil y la medicación habitual que se esté tomando.
  • Informe a alguien de su destino y de la hora a la que tiene previsto llegar.
  • Si hay nieve dura o hielo, ponga las cadenas y conduzca con marchas cortas y sin cambiar bruscamente de dirección.
  • Siga las instrucciones de la DGT relativas a la conducción en invierno.