Ayuntamiento de Villafranca de los Caballeros Tel: 926 55 86 40

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
Banner Seccion ayuntamiento
  • La obra de Peño se caracteriza por las formas insólitas.

Su obra está en importantes colecciones de museos internacionales. Gragorio Peño llega la alfarería en su ADN. Su familia regenta un taller en funcionamiento desde hace siglo y medio. Pero su acercamiento al barro y la arcilla es distinto. Es la mirada de un escultor que, en vez de hierro o bronce, utiliza el material cerámico como medio de expresión. Hace un año, la Asociación Española de Crírticos del Arte (AECA Spain) lo premiaba como el artista español más relevante en la feria de ARCOmadrid.


<<Entiendo la cerámica como un material con unas posibilidades plásticas infinitas. La producción más ligada al taller tradicional (como es el caso de mi familia) está más sugjeta al encargo, a lo utilitario o a lo decorativo. Yo, sin embargo, tengo la libertad de preocuparme solo de la emoción o el misterio que encierra la creación artística>>.


Artículo completo 

Xlsemanal.com

El pasado 6 de Mayo tuvo lugar la segunda edición del taller de mariposas en el Aula de la Naturaleza de Villafranca de los Caballeros, gracias a la concejalía de Medio Ambiente del ayuntamiento y a SEACAM (sociedad entomológica de Castilla la Mancha). Una vez más, el concejal de medioambiente y agricultura, Juan José Gómez – Chacón,  apostó por la educación ambiental para conocer y conservar nuestros ecosistemas y su frágil fauna.

  En el margen derecho de la Laguna Grande se realizaba el taller con los/las más pequeños/as. Dado el éxito obtenido el año pasado, en esta edición se ha duplicado la asistencia. Álvaro Montealegre, socio de SEACAM, les explicaba al grupo de niños/as, la importancia de estos insectos en la naturaleza, su morfología y su ciclo vital. Aprendieron a diferenciar especies, sobre todo las que solemos tener por aquí como fueron la Papilio machaon, Iphiclides podalirius, Colias crocea, Pieris rapae…entre otras.

Entre mariposa y mariposa, también hubo tiempo para salir a observar la Laguna Grande de Villafranca y su avifauna. Se dejaron ver patos colorados (Netta Rufina), somormujos (Podiceps cristatus), aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), azulones (Ánade real), fochas (Fulica atra)…

Para concluir este completo taller, el grupo realizó una actividad dónde se quedaba reflejado el ciclo de las mariposas. La evaluación final se resumen en unas palabras pronunciadas por los/as propios/as niños/as: “genialicioso” y “estupendísimo”. 

  • El centro escolar ha participado este año por primera vez en el Encuentro Ecoescuelas que promueve la Diputación Provincial en la finca El Borril

  El Colegio Púbico Miguel de Cervantes de Villafranca de los Caballeros acudía por primera vez al Encuentro Ecoescuelas, celebrado el 8 de mayo en la fina El Borril, dependiente de la Diputación Provincial, junto a otra veintena de colegios de la provincia que participaban en esta octava edición, en la que otros cuatro centros se hacían con la “bandera verde” de la Red de Ecoescuelas.

   El “Miguel de Cervantes”, aún siendo esta la primera ocasión que acude a esta cita,  lleva años trabajando la Educación Ambiental y así desde 2014 trabaja con el Aula TEA (Trastorno del Espectro Autista)-Aula Azul, utilizando el huerto como recurso educativo, pedagógico y terapéutico. Un proyecto que cuenta con el apoyo de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Villafranca y la colaboración del Grupo de Voluntariado Medioambiental Las Lagunas.

    El concejal del área, Juan José Gómez, destaca que desde el Gobierno municipal  “la Educación Ambiental es uno de los pilares de nuestra gestión y, por tanto, nuestro apoyo a esta iniciativa como un recurso de la inclusión a través del Medio Ambiente es incondicional”. Gómez añade que “es fundamental que los/las niño/as conozcan de dónde nacen los tomates, las habas…, en este proyecto son ellos/as los/as que siembran las semillas, plantan los plantones, abonan el huerto con compost hecho por ellos/as y recolectan los frutos”.

    La directora el centro, Encarnación Jimeno, también pone en valor el “Aula Azul”, un proyecto que arrancaba apostando por la integración, con el Medio Ambiente como uno de sus pilares y  “los objetivos pedagógicos que les aporta el huerto. Consideramos el huerto como apoyo terapéutico dentro del colegio”, ha manifestado.

    Desde el Grupo de Voluntariado destacan que “desde nuestra experiencia, podemos decir que es un trabajo muy gratificante. Los/las niños/as del Aula TEA han respondido muy bien a esta iniciativa, despertando en ellos/as un gran cariño por este proyecto”. Además, añaden, “el resto del alumnado, al hacerles partícipes de este proyecto, han creado lazos de unión con este Aula Azul, con un objetivo común: el huerto”.

    Y así, apuntan para terminar, “seguiremos trabajando desde el huerto y ampliando objetivos medioambientales dentro del programa Ecoescuelas, como son los residuos, energía, agua….”

  • El alumno de 5º de Primaria del Colegio Público Miguel de Cervantes presentaba a esta primera edición su relato “Entre el cielo y el suelo”

  Alvaro Alberca Ortuno, alumno e 5º de Primaria del Colegio Público Miguel de Cervantes de Villafranca de los Caballeros (Toledo), con su cuento “Entre el cielo y el suelo”, junto a Irene González Romera, alumna de 1º de ESO del IES Virrey Morcillo de Villarrobledo (Albacete), con su relato “Dalia” son los ganadores del I Concurso de Relatos que desde la revista Educar en Castilla-La Mancha se ha organizado con motivo de la celebración del Día del Libro.

    El fallo se daba a conocer el pasado 2 de mayo en el portal “Educar en CLM” del Gobierno de Castilla-La Mancha. Desde Educar trasladan su  agradecimiento por participar a todos los alumnos y alumnas que “nos han hecho llegar sus relatos, así como a los centros educativos y familias que les han animado a adentrarse en el mundo de la lectura y la escritura como instrumentos imprescindibles para su formación como personas”.

    Desde el Ayuntamiento de Villafranca también felicitan al joven escritor y destacan el valor de este tipo de iniciativas que promueven la animación a la lectura e impulsan a nuestros niños y jóvenes a adentrarse en el apasionante mundo de la literatura. Y, en este sentido, aprovechan para subrayar la importante labor que realizan las bibliotecas municipales que, en el caso de la localidad manchega, mantiene viva esta pasión por los libros y contribuyen también a formar en valores a nuestros escolares.

 Reproducimos el relato de Álvaro Alberca:

 Entre el cielo y el suelo

“Yo era muy pequeña cuando me caí de mi nido, tenía muy poquitas horas de vida.

 En ese momento perdí la consciencia. Por suerte paseaba por allí una familia muy amable de humanos que me llevaron a un centro de recuperación para aves.

 Me gustaría haberme quedado con aquella familia, pero no pudo ser. Ya en el centro, empezaron a curarme las heridas, el ala rota y a darme todo lo necesario para sobrevivir.

 La vida allí era bastante tranquila aunque para mí era un poco triste. La mayoría de aves que llegaban, pasaban un tiempo, se curaban y se marchaban. Por desgracia yo nunca podría salir, porque jamás podría volar. Mi ala había quedado rota para siempre.

 Así fueron pasando los años y fui conociendo a muchas otras aves que venían y se iban después de recuperarse. Hice buenas amistades con todo tipo de especies.

 Un día, llegó al centro un nuevo individuo. Era un cigüeño al que llamaron Blas.  Esta vez puse mayor empeño en conocer al recién llegado. Como es lógico, al saber que allí vivía alguien de su misma especie, él también se interesó por mí.

 Pronto comenzamos a sentir una atracción especial el uno por el otro. Pasábamos largas tardes paseando y charlando de cómo había sido nuestra vida hasta ahora. Yo estaba impresionada escuchando las maravillosas experiencias que él había tenido en sus viajes y así, casi sin darnos cuenta, él se recuperó.

 Había llegado la primavera y con ella el momento de buscar pareja para anidar. Yo sentía que la hora de la despedida se acercaba y Blas emprendió el vuelo. Me quedé muy triste, como si otra parte de mí se hubiera vuelto a romper para siempre. Y así permanecí durante toda la tarde, mirando hacia el horizonte por el que vi por última vez desaparecer a Blas completamente recuperado.

 Al atardecer apareció una sombra a lo lejos.  ¡No podía creerlo! Según se aproximaba veía más claro que aquella esbelta figura era Blas. Había regresado con la primera ramita en su pico para formar nuestro nido.

Cada rama que Blas traía al nido, venía acompañada de una bella historia que me contaba sobre los paisajes que él recorría. Fue así como sin salir del centro y sin poder volar, pude ver con los ojos de Blas, las extensas llanuras de cereal, grandes campos de olivos y viñedos de un verde intenso, los amplios y ricos humedales, las sierras, los nacimientos de grandiosos ríos y hasta castillos y molinos en los que hace tiempo se habían librado famosas batallas.

 Con la misma ilusión con la que habíamos preparado nuestro nido, esperábamos ver el nacimiento de nuestros polluelos. Y así fue como llegó el día más feliz de nuestras vidas. Uno tras otro fueron rompiendo el cascarón.

 Ahora ya existían en la tierra tres seres que llevarían por todo el mundo la bonita historia de la cigüeña del ala rota”.